Blog de mi creación literaria. Aquí trato de reflejar el despertar de los sentidos de una adulta tras años de autonegación.

jueves, 27 de noviembre de 2008

REFLEXIÓN: Sobre la violencia “familiar”

Based on M. Phillips "Rape"








No quiero llamar a esta clase de violencia “machista”, porque de ella estaría excluyendo a las mujeres que son capaces de maltratar sus esposos / parejas hasta llegar anular su voluntar convirtiéndolos en sus peleles; ni tampoco la quiero denominarla “de género”, ¿qué género, el masculino, el femenino o ambos? Porque se la está llamando así por los medios de comunicación y los políticos cuando las mujeres son las agredidas ¿Es que las mujeres no tenemos, entonces, género? ¿Qué género tienen las niñas y los niños violados?

¿Porqué quiero llamarla “familiar"? Porque creo no debemos excluir de ella las situaciones de violencia producidas por padres a hijos y viceversa. Que también salen con frecuencia en los medios...pero ¿cuántas más habrá que no se saben?

Creo que la familia es el reducto más pequeño en el que nos relacionamos los seres humanos. El más querido – el que más debería de protegernos y de hacernos felices- y también el más conocido y más estrecho, en el que nos movemos.

Me gustaría hacer hincapié en lo de “estrecho”. Los seres humanos hemos pasado de vivir como trashumantes y a la intemperie, a ser apilados en cuchitriles, poco a poco más apretados, donde cada vez nos cuesta más tener nuestro propio espacio en el que poder encontrarnos a nosotros mismos, para ser capaces de meditar y reflexionar sobre lo que hacemos o decimos. Esto, unido a una forma de vida que cada vez nos exige más trabajo para poder conseguir lo mínimo, crea en nosotros un mundo de sinsabores y frustraciones. Nuestra vida privada se reduce a un cúmulo de insatisfacciones que los más fuertes –ya lo sean física o emocionalmente- utilizan para montar en cólera y descargarla contra el más débil que tienen a mano. Este suele ser su esposa, su marido /pareja, sus hijos o sus padres. La ley del más fuerte es la que impera en nuestros hogares, a menos que estemos alerta y sepamos frenarla al más mínimo intento de agresión, del tipo que sea. Esto es lo que quieren hacernos ignorar los políticos que están haciendo estas inútiles leyes sobre “la violencia doméstica”. El efecto de estas leyes es la de tapar agujeros o de apuntalar un enorme edifico, que se derrumba porque sus cimientos han sido socavados. ¿Quién propaga y propicia la idea de “tanto tienes, tanto vales”?

La violencia que las mujeres ejercen sobre los hombres está soterrada. No se pueden medir los insultos, los desprecios, los gritos, las segundas intenciones, etc. aunque vayan lentamente sumergiendo la relación en un mal trato psicológico hacia el hombre.

Pero la violencia que los hombres ejercen sobre las mujeres y los niños -que también suele ir acompañada de maltrato psicológico- si además conlleva agresión física, se puede fotografiar, observar por médicos o policía, etc. Mucho más fehaciente se vuelve cuando hay un cadáver de por medio.

Yo me pregunto ¿de qué están sirviendo estas leyes si no se salva la vida de las mujeres ni la de los niños? Si estas fuesen efectivas, se supone que ya no debería haber más muertes de este tipo en el futuro. ¿Pueden las leyes cambiar, de repente, la mentalidad de las personas agresoras? Está comprobado que no ¿Cuándo dejarán de existir muertes por esta causa? Como mínimo...Cuando los hombres y las mujeres seamos capaces de amar, de perdonar, de no buscar seres perfectos porque no los hay, y cuando dejemos de buscar una víctima propicia donde descargar la furia que llevamos dentro, casi siempre provocada por situaciones ajenas a esa persona. Cuando veamos belleza en la compañera que tenemos al lado que lucha por hacer nuestra reducida y corta vida más agradable, y no nos quejemos de las cosas que hace con todo su amor por nosotros. Cuando reconozcamos que el hombre que tenemos a nuestro lado hace lo posible para que seamos felices, y podamos decirle de buenas maneras esto quiero o esto no me gusta, y él sea capaz – por amor- de cambiar su comportamiento hacia nosotras. Cuando seamos capaces de ver en los niños a seres frágiles a los que debemos proteger, y los usemos como victimas propiciatorias donde descargar nuestra furia o saciar nuestros bajos instintos. Cuando no veamos en nuestros padres a seres desgraciados o inútiles, incapaces de comprendernos a los que reprochamos que no nos puedan dar todas las cosas materiales que nosotros les exigimos. Cuando seamos, en fin, capaces de enterrar nuestro orgullo - de emitir un “te quiero” o un "lo siento" antes de que sea demasiado tarde- de pedir perdón cuando hemos herido a alguien, y de escuchar cuando quien nos ha herido necesita pedirnos disculpas. Y cuando, también y por fin, dejemos de escuchar los cantos de sirena a los que nos ha supeditado la estafadora sociedad consumista, convirtiéndonos en sus malogrados clientes.

Desde mi punto de vista, la comunicación –las palabras y los buenos gestos- es la base de una buena convivencia entre los seres humanos, y no solo los regalos costosos -que la mayoría no nos podemos permitir- como nos anuncia la publicidad, y que los maltratadores usan para alibiar sus malas conciencias. Y el orgullo mal entendido es otra de las peores lacras que corroe las relaciones entre las personas que viven próximas. Nada puede causarnos más dolor que:
- Nuestras palabras o gestos sean mal interpretados.
- Que nuestras preocupaciones sean consideradas sin sentido.
- Que desprecien nuestro amor, lo infravaloren o lo rechacen. Porque el amor extraordinario que tenemos -y somos capaces de dar- es para las personas que consideramos especiales en nuestra vida. Nuestros seres queridos. Ese que no es para el resto del mundo.
- Que la gente cercana a nosotros entienda que también tenemos nuestras frustraciones, y motivos por los que quejarnos o estar tristes, pero que tratamos de sobrellevarlos de la mejor manera posible, sin causarles daño, tratando de hacer hincapié en las cosas pequeñas que nos hacen felices cada día, y no en las que nos desesperan.
- Que las personas que amamos comprendan que solo somos un ser humano imperfecto. Que intentamos hacer las cosas lo mejor que podemos, y que, si a veces metemos la pata, no es a propósito. Merecemos ser perdonados, y no ser tratados como un ser despreciable por ello.
- Que, aunque nuestros seres queridos no se lo crean, buscamos perfeccionarnos en todos los sentidos y en la medida de nuestras posibilidades, y que si no lo hemos conseguido, no es porque no lo intentemos, sino porque aún no hemos llegado a superar algún pequeño obstáculo, pero...estamos en ello, y necesitamos apoyo.

En fin, que como dice el refrán, “Errar es humano, y perdonar es divino”. Veo que, el que no es capaz de perdonar ni sus propios errores ni los de los demás, sufre mucho, y que también hace padecer grandes angustias a sus seres queridos. Sus fiascos pueden llegar a convertirse en violencia gratuita, y su crueldad en gestos irreversibles, que incluso pueden acabar con la vida de los que le aman o de sumirlos en el mayor de los abatimientos -en el mejor de los casos.

Hay imágenes que hablan por si solas, aunque estas solo sean interpretadas por buenas actrices españolas, y no representen a TODAS las auténticas víctimas de nuestra sociedad.


Madrid, 27 de noviembre de 2008

1 comentario:

KORI dijo...

me ha encantado este post, Berta, porque es verdad aque tanta frustración, el cansancio y el mal humor a veces hace que nos maltratemos unos a otros; la familia es un lugar de refugio, sí, pero también el lugar ideal en el que descargar las tensio nes y ejercer nuestro yo más cruel y mezquino. Me parece importante la repercusión mediática de este problema porque hay millones de personas que sufren diariamente maltrato psíquico y físico por parte de sus familiares, y algunos, como los niños, están totalmente desprotegidos ante los abusos de los adultos.
Yo te apoyo en la idea de que menos regalitos navideños, y más comunicación!!!!! un besazo grande grande :)