viernes, 20 de febrero de 2009

REFLEXIÓN: Cuando eres espiada













Si hay un hombre que lleva mucho tiempo siguiéndote en tus paseos, ocultándose tras los arbustos para verte pasar, tratando de escuchar o pegándose a escuchar lo que hablas con tus amigas, y en una de esas, él se entera directamente de que te gusta o estás enamorada (platónicamente, por supuesto) de él, y el descubrimiento, por su parte, de tus sentimientos, te desequilibra emocionalmente, ya él solo te observa y casi nunca te habla, debes tomar alguna medida.

Por ejemplo. Dado que ya sabe tus sentimientos por él, sería útil que lo enfrentaras confesándoselos tu misma. Así, le perderás el miedo, y descubrirás varias cosas sobre él: si es sincero, si le interesas, si te toma en serio o a broma, etc.

Si le quieres demostrar, por otro lado que el hecho de que te espíe te molesta, puedes hacer dos cosas:

A) Si ha sido sincero contigo, sincérate con él y dile abiertamente que no lo vuelva a hacer. Entonces él rectificará seguro.

B) Si en la conversación finge no saber nada de lo escuchado y no es sincero, tal como tu lo estás siendo, ya tienes claro que lo único que va a seguir haciendo contigo es continuar espiándote, hasta que tu no le pares los pies.

Si decides darle una lección para que se entere del estado de ansiedad que te produce el hecho de que te espíe, y su reacción al hablar con él ha sido la B, entonces deberías hacerle creer que lo espías a él, por ejemplo, mediante un escrito exageradamente dramático en tu blog. Y te aseguras de que lo va a leer. Luego, durante unos días, - con una semana será más que suficiente- practicas lo dicho, para que lo compruebe. Así podrá experimentar lo que tu sientes cuando él te espía a ti. Las lecciones prácticas se aprenden rápido y no se olvidan nunca. Cuando te sientes espiado o acosado, el miedo no te deja ser racional. Te asustas tanto que no piensas con lógica, y piensas que todo movimiento que la otra persona hace es para ir detrás de ti. Eso te agobia y te desequilibra mucho emocinalmente.

Si él es inteligente, pronto descubrirá que hay algo que no cuadra en tu supuesto “espionaje”, como por ejemplo, ¿Con qué intención ibas a decirle tú que leyera tu blog si no quisieras que él se enterara de que lo espiando y de que lo de tu “espionaje” era una truco para que aprendiera a respetarte y a no mentirte?

Practica el segundo truco solo si te atreves a ser valiente. Te arriesgas a que si él se asusta mucho, podría reaccionar con violencia contra ti. Pero es la única mediada eficaz en el caso de que no quiera darse por aludido. Su tipo de respuesta te ayudará a superar el estado de ansiedad que te produce su “espionaje” y le perderás el miedo, ya que si comprueba cómo te hace sentir su comportamiento hacia ti, y está en sus cabales, rectificará. Si tu tienes sentimientos por esa persona también con esto arriesgas la posibilidad de que pueda establecerse una relación sana entre tú y él en el futuro... pero si te espiaba porque, de alguna manera le interesas, entonces tal vez lo entienda con el tiempo. Y si no le interesas en absoluto, - y lo único que le pasa es que es un mirón y un cotilla- esto te servirá para que no te haga seguir creando en ti falsas ilusiones.

Para muchas mujeres el hecho de que un hombre vaya detrás de ellas y las espíe, quizás les parezca de lo más normal y frecuente, pero para las mujeres que ya han sufrido previamente algún tipo de acoso prolongado, este hecho les resulta muy traumático.


Madrid, 19/02/2009 10:53:53