miércoles, 22 de octubre de 2008

CUENTO: Mea culpa














Los estragos que había hecho en ella el ardiente y apasionado sol de verano se iban disipando. Pronto llegaría a encontrar la armonía que necesitaba para sobrevivir al solitario y desapacible invierno.


Recogió con suavidad los pedacitos de su corazón, que un día de agosto habían sido víctimas de una explosión frustrante, y que desde entonces se encontraban esparcidos por el inmenso universo de los desengaños. Procuró unirlos, sin que las cicatrices doloridas sobresalieran de su piel, y trató de mantener una fingida sonrisa.


Sus ojos de profundo oscuro, que una vez habían brillado por la esperanza, se volvieron taciturnos por el dolor, rodeándose de una profunda huella violácea, tornaron su mirada hacia dentro, cual ventanitas protectoras contra todos los avatares externos.


Huyó a contemplar las montañas, imágenes de necesidad vital, que suponían un bálsamo de alivio para sus llorosas retinas. Se fue lejos. Voló alto. Entre nubes extrañas dejó pasar una eternidad de días contados...pero nada borraba la imagen del daño causado a su amado. Esta regresaba todos los amaneceres, permaneciendo cada día, y quizás también, en la nocturnidad de los ensueños que no lograba recordar.


El otoño hizo que sus ilusiones se colorearan de verdes a doradas, para luego caerse a la profundidad de la nada. Las lluvias torrenciales arrastraron su dignidad, llevándose su dicha, y ahondando en las profundidades de su melancolía. Asentaron montículos de lodo sobre sus labios, sellando y enmudeciendo sus palabras.


Sacó una linda maleta, arropó bien su corazoncito y lo colocó en el centro, rodeándolo con ternura de bellos recuerdos del hombre de su vida: aquí dormirían sus miradas, allí esperarían sus sonrisas, y entre ellas, se dispersarían sus amables palabras. Le hizo con dulzura un huequecito para nunca olvidar sus andares y para sus idas y venidas. Distribuyó los vacíos repartiéndolos entre sus suspiros, inspiraciones profundas y furtivas sonrisas. Tiró a la basura sus gritos y reproches. Olvidó su severidad, le perdonó y se reconcilió consigo misma. Luego, muy lentamente cerró la valija.


Salió al parque y, mientas caminaba su eterno paseo, iba envidiando los arbustos que al paso de su amor, lo rozaban y las flores que de perfumes lo impregnaban. ¡Quién pudiera...! Soñaba...


La brisa maternal, compadeciéndose de la afligida amante, secó las finas perlas saladas que, arrepentidas, una tras otra, labraban por su rostro surcos de invisible escarcha. El viento del otoño, que jugaba enredando sus cabellos, suspiraba por conseguir un amor como el de ella...¡qué grande!


Siempre cabizbaja...¡anhelaba sobrevivir para tener otra oportunidad en la primavera!



Madrid, 22 de octubre de 2008

4 comentarios:

toñi dijo...

Una belleza de historia, un poco triste, quiza, la proxima primavera será mucho mejor

amor en libertad dijo...

lo que siento son ganas de aliviar del modo que se pueda esa melancolía

(te agradezco en el alma tu temprano seguimiento de mi blog, creo que me lees aunque no comentes, pues bien: aunque no lo hagas, nunca olvides que estoy, estoy)

un beso

s

JARA dijo...

Berta, de todo lo que te he leido, esto es lo que más me gusta, y me gusta mucho, tiene algunas metáforas que me encantan.
Besos.
Emy

Glo dijo...

Berta, sigue escribiendo, la escritura cauteriza. gloria