martes, 24 de junio de 2008

CRÍTICA: Cómo cargarse una lengua y su cultura















En respuesta a esta noticia:
NUEVO EPISODIO DE IMPOSICIÓN DEL CATALÁN - La Generalidad cierra una emisora extremeña en Barcelona por emitir en castellano

El hecho de que un GOBIERNO TOTALITARIO - como lo son, por sus principios, TODOS los NACIONALISTAS- cierre una emisora de radio no es algo que nos debería extrañar.

Ahora ha sido una emisora. Luego vendrán otros cierres (empresas, ceses en puestos de trabajo, cargos, etc.) con la disculpa de que el tendero/ funcionario/ profesor, etc no habla catalán.

Los políticos catalanes hace mucho tiempo que solo se sienten españoles cuando tienen catástrofes...entonces SÍ que piden ayuda a SU PAÍS...es decir ESPAÑA.

De lo que no se dan cuenta, estos políticos con pensamientos feudales, es de que no hay nada peor para una lengua que tratar de imponerla por la fuerza. Al catalán, y al resto de las lenguas autonómicas españolas, las están matando los propios POLÍTICOS de esas mismas autonomías, ya que las quieren imponer contra viento y marea a poblaciones que no las sienten como suyas. Hablarás un idioma si es tu lengua materna o porque lo quieras aprender por voluntad propia...JAMÁS lo aprenderás cuando te ha sido impuesto por la fuerza - por mucha razón que la FUERZA quiera tener- así que lo más probable es que acabes odiándolo, y junto con él, la cultura que representa.

Cuando fui a vivir a Galicia, a los 8 años, me pegaban mis compañeras en los recreos acusándome de extranjera porque no sabía gallego. Luego hice una buena amiga, comencé a escuchar a mis vecinos y a otras personas del pueblo, y poco a poco acabé comprendiendo lo que ellos hablaban. Cuando ya me hube ido de Quereño –la aldea donde vivía, dónde casi ningún nativo, por entonces hablaba español-, a los 15 años, me entró la curiosidad por saber más sobre el gallego y el deseo de conservar aquella lengua adoptada, y comencé a leer en ese idioma.

Ahora leo con más o menos frecuencia la obra de Rosalía de Castro, artículos escritos en gallego, o escucho, de vez en cuando, emisoras o cadenas en gallego, y me alegro de poder comprenderlo, o de hablarlo cuando tengo oportunidad.

Por mi experiencia, deduzco que las lenguas deben ser adoptadas por los extraños a ellas de forma natural, voluntaria, paulatina, y con predisposición positiva para que lleguen a ser amadas por ellos, al igual que la cultura que estas conllevan.

2 comentarios:

Glo dijo...

hola Berta, he leido tu artículo y estoy de acuerdo en los excesos que se cometen para según ellos proteger el catalán y que no se pierda. un saludo

ROSA E OLIVIER dijo...

Piú giú, in fondo alla Tuscolana
oltre cinecittà c'è un prato!"...!?

passavo per un saluto!