lunes, 27 de abril de 2009

POEMA: Soñandote













Soñándote

¡Ay, mi bien amado!
¿Son los instantes de tus días,
Con sus noches,
Tan amargos
Como son los míos,
Por tu intencionado alejamiento,
Provocados?

Si yo pudiera dormir,
Seguro que soñaría
Con lo que durante la vigilia,
Esquivas entregarme:
Tus sedosas manos ,
Que sospecho, amorosas,
Recorriendo mi cálida epidermis;
Tus dulces labios,
Que presiento, sutiles,
Por mi redondeada mitad dibujando espirales ,
Pasando luego a deambular
Por mi cuello y mi pabellón auricular;
Tus amorosos brazos,
Que considero, vigorosos,
Estrechándome contra tu busto protector;
Tus robustas piernas,
Embarullándose entre las mías;
Tus varoniles huesos pélvicos
Sobre mi femenino abdomen,
Insistentes "Ups & Downs"
Van trazando,
Ansiando atinar con los míos;
Entretanto que,
De mi garganta arrancas,
La apasionada aria,
Que mis desacompasados gemidos
Componen;
De paso que,
La exudación de mi piel
Se va impregnando
De la codiciada fragancia
Que tu amada masa emana,
Entremezclando y fundiendo
La adición de nuestros fluidos;
A la par que,
Liberas mi pólvora
Que disparada,
Desde lo más recóndito de mis muslos,
Asciende proyectada,
Para colisionar contra los extremos
De mis senos,
Dispersándose, luego, diluida,
Cual fuegos de artificio,
A través de mi ilimitado universo;
Transportando mis sensaciones
Más allá de lo que mi sentido común
Pueda alcanzar,
Más lejos de lo que mi consciente,
Pueda soñar,
Con mayor intensidad,
De lo que mis complejas emociones
Puedan abarcar.

Si pudiera,
Todo esto soñar
Querría yo,
De no poderte gozar.

Mientras, tal vez,
Tú plácidamente duermes,
Sin que mi imagen, difuminándose,
Te haga perder jamás la conciencia,
Ni mi figura te despierte enfocándose,
Tal como le sucede,
Cada crepúsculo,
Al sueño de mí razón,
Cuando conciliarse logra.


Madrid 28/04/2009 12:48:16