martes, 18 de marzo de 2008

CRITICA al artículo "El negocio de la lengua"

Respuesta al articulo: "El negocio de la lengua" Por Marina Garber, Buenos Aires publicado por ACCIÓN 996.

Señora Garber, creo que su artículo es maniqueísta, y que trata de desprestigiar la labor de las instituciones españolas que promueven la enseñanza del español y su cultura en el mundo, y que sólo está basado en intereses económicos promovidos por la banca Argentina, que es dueña de la publicación para la que usted escribe -por cierto ¿porqué en español y no en una lengua minoritaria argentina?- y considero que es una pugna por ganarse el mercado internacional sobre la enseñanza del idioma español, denigrando la labor que mi país, España, hace al respecto, para ganar adeptos a los programas culturales promovidos por Argentina sobre el idioma español, y contra de los cuales no tengo nada que criticar.

Su postura me parece cínica y demagógica al arremeter contra la cultura de un idioma que es del que usted se lucra para realizar su trabajo. Podría escribir en otro idioma argentino minoritario, al que de paso estaría protegiendo de su desaparición. ¿Quién le obliga a usar el mío? ¿El Rey Juan Carlos, la RAE, el Instituto Cervantes? No, creo que lo hace por sus propios intereses personales, y en su artículo, trata de defender la postura económica de quién le da a usted de comer. Comprendo que hoy en día la tajada de la tarta del español es cada vez mayor, teniendo en cuenta la gran potencia que representa su enseñanza en el mercado internacional, y que quiera usted "arrimar el ascua a su sardina". Pero, por favor sea usted franca, puesto que trabaja para un medio de comunicación que publica en español.


¡Por cierto su artículo ha sido muy bien acogido por la prensa de Cuba! ¿Porqué será?

Y si a la banca de su país le molesta la agresiva inversión de algunas empresas privadas españolas en Argentina, quéjense a sus políticos, ya que los inversores españoles harán lo que la política Argentina les permita hacer.

Le aseguro que el ánimo de los españoles nunca ha estado, ni está, en contra de su país. Siempre les hemos considerado como hermanos. Siempre reconocemos, con agradecimiento, que en tiempos de necesidad nuestros antepasados emigraron a Argentina y fueron acogidos allí pasando a incrementarlo, junto con los italianos, de un millón ochocientos habitantes en 1869 - año en que también debieron de llegar a Argentina sus antepasados - a 11 millones en 1930. Por lo tanto, por mucho que a usted le pese, tienen ustedes más población proveniente de antepasados españoles emigrados en el siglo XX, que de nuestros conquistadores o sus propios nativos...Entonces, lógico es que tengamos una lengua común...pero no implantada a la fuerza, ni con ánimo de conquista, sino más bien proveniente de una población española inculta e inmersa en la pobreza que se asentó en Argentina y le ayudó a crecer y, para bien o para mal, a convertirse en el país que es hoy.

Dadas nuestras muchas raíces comunes (aunque su apellido denote su origen judío-argentino y los míos no), creo que el espíritu colaborativo y de hermandad entre nuestros pueblos es más positivo, que el despreciativo y el agresivo.

Un cordial saludo.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez

12 comentarios:

Marcelo dijo...

Berta, antes de hablar sobre el español deberías a aprender a escribir en ese idioma, ya que tu texto tiene decenas de errores. Te aviso que si esta periodista escribió en castellano su artículo es porque en Argentina hay 35 millones de personas que castellano --gracias a que ustedes los españoles lo impusieron hace 500 años aniquilando a las culturas aborígenes-- y que si lo escribiera en quechua o aymara lo leería 500 personas. Y además, ¿qué te molesta que el artículo haya sido bien acogido en Cuba? ¿O hay algo de Cuba que también te molesta? Me imagino que allá en España estarán muy tranquilos de haberse librado de todos los judíos desde Isabel la Católica a esta parte, y de paso, con Franco, también se libraron de homosexuales, negros, gitanos y otros desechos de la raza humana.
Gracias por iluminarnos desde la península donde inventaron un idioma que no saben usar.

Anónimo dijo...

Estimada Sra. Berta,
Se equivoca. El idioma español en Latinoamérica no es producto de la inmigración masiva de finales del siglo XIX y comienzos del XX, sino que data del siglo XVI, cuando el continente fue colonizado por españoles, portugueses, ingleses y otros imperios de aquel tiempo, quienes implantaron su lengua en territorio conquistado, tal como sostiene en su texto (mal escrito, por otra parte).
Por otro lado, el idioma castellano es hablado por mayor cantidad de personas fuera de España que dentro de ella, con lo cual, ¿es pertinente que se refiera a "su idioma" en relación al español?
Por último, ¿cual es el problema con el origen judio-argentino de la periodista? ¿por qué lo señala de ese modo? ¿Nostalgia de la Inquisición, Sra Berta?

S.C. dijo...

Berta-Isabel, ¿qué le parece si estudia un poquito de historia y por qué no, de gramática castellana. Nosotros hablamos la lengua que heredamos de la Conquista, preservamos gloriosamente la lengua del siglo de Oro, y si gusta, y ya que habla de Cuba, le recomendaría leer un ensayo llamado "La Expresión Americana" de uno de los grandes poetas de la lengua castellana (sí, de Castilla, porque tengo entendido que en su país hay otras lenguas como el gallego o el catalán, y no sólo ese extraño dialecto madrileño que quieren imponer al mundo con sus monopolios). Ese gran poeta que fue José Lezama Lima la enteraría a usted -si entiende lo que dice- de por qué no sólo hablamos castellano, debido a la Conquista española que masacró miles de aborígnes, para no hablar de negros, soldados de la independencia, etc., sino que también le mostraría de qué manera supimos tomar esa tradición magnífica que es el barroco, para alimentar nuestra cultura, para enriquecer el idioma. Ese que ustedes quieren desvirtuar usando galicismos como "ordenador". En cuanto a lo que dice de la pertenencia a la comunidad judía de la periodista, sepa que junto con los inmigrantes españoles a los que usted alude, llegaron también muchos de otras partes del mundo, por ejemplo mis propios antepasados, de Italia, polacos, rusos, árabes, turcos y sí, muchos de religión judía, especialmente de Europa oriental perseguidos por los "pogroms", o sea los sucedáneos de la Inquisición que ustedes también se atrevieron a implantar en América en tiempos de la colonización, hasta el punto que nuestra gran poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, admiradora de Don Luis de Góngora y mayor poeta barroca nuestra, sí, de nuestro barroco americano, de nuestro arte de la Contraconquista, como dice Lezama Lima, tuvo que decir que no quería "ruidos con la Inquisición". En cuanto a sus reclamos de propiedad privada del idioma, bueno, por lo que usted escribe, con sus leísmos y redacción, es cierto que poco tiene que ver con el nuestro, y estoy tentada de decir como escribió Oscar Wilde respecto del lenguaje de los yanquis y los irlandeses: "sí sí, tenemos muchas cosas en común, menos el idioma, claro." Bueno, doña, piense un poco, si es que puede, y si no, siga con sus enconos y agresiones. Peor para usted.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez dijo...

Estimad@ anónim@:


Veo por su comentario que no ha leído detenidamente mi crítica, por lo tanto su comentario no ha lugar. Gracias por recordarme que Colón llegó, a lo que hoy se llama América, en 1492...no lo sabía ¡fijese!...claro que como soy tan inculta...

Perdone, pero para mí el término “judío” no es en absoluto peyorativo, aunque tal vez lo sea para usted, y por eso se confunde en mi utilización de él.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez dijo...

Hola c.s.:

Ya que usted sabe escribir y yo no...le recuerdo que en español usamos el signo “¿” cuando se termina una pregunta y que es “aborígenes” no “aborígnes” como usted ha escrito....

¿Ah!, y si le molestan mis anglicismos ¿porqué utiliza la palabra rusa “pogroms” cuando habla de “pogromo”?

Me alegro mucho de que a usted también le guste ese gran poeta cubano D. José Lezama Lima, que por cierto, era gran admirador de Góngora, ese, tal vez, malvado español, que también, como yo, es culpable de la Inquisición ¿no?

Si, desgraciadamente las conquistas, las represiones, las dictaduras, etc. acabaron, (y siguen acabando), con nativos de todos los países, pero no está en mi mano cambiar el pasado, y no me siento culpable por algo en lo que no tuve nada que ver. Le aseguro que yo no he matado a nadie, ¡y para su tranquilidad!... ni tengo intención de hacerlo.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez dijo...

Hola Marcelo:

Gracias por avisarme de que no había pasado mi corrector a lo que escribí...por cierto, parece que usted tampoco lo pasó. De todas formas creo que, aunque yo escribiera con muchas faltas de ortografía o no me expresara bien en español, ni usted, ni nadie, tendría derecho a coartar mi libertad de expresión. ¡Ya está bien de que los “cultos” se crean que son los que tienen derecho a opinar y que son los únicos que pueden expresarse con libertad!

“Aniquilar” significa “destruir enteramente o por completo”. Si mis antepasados españoles “aniquilaron a las culturas aborígenes” como usted dice ¿cómo es que aún quedan algunos? ¿Y cuál fue la razón por la que los españoles aprendieran el quechua? ¿con quién hablaron ese idioma si, según usted habían “aniquilado” a sus hablantes? Esto es lo que se dice en esta web, http://www.prodiversitas.bioetica.org/quechuas.htm , que no he escrito yo: “La lengua de los incas afianzó aún más su presencia en el Altiplano durante el periodo de la colonización española, ya que los españoles la utilizaron para sus relaciones con los habitantes andinos, sin diferenciarlos de su origen y por tanto, sin tener en cuenta las diferentes lenguas de estos pueblos. Es el idioma indio que más se habla en el continente americano, es una lengua llena de riqueza y muy imaginativa, con palabras que describen sensaciones muy complejas, observaciones de acontecimientos, etc. Garcilarso de la Vega "el inca" (hijo de un inca y de un capitán español) animó a los españoles a que aprendieran el quechua, los indios que hablan este idioma -dijo-poseen un intelecto mucho más claro y apto para la comprensión, y el idioma posee un mayor alcance y una mayor variedad de formas de expresión.” Yo creo que si ahora sólo hay 500 personas que pueden leer en quechua es por la política educativa de los países donde se habla, donde las culturas aborígenes son, desgraciadamente, los últimos de la fila, con una tasa altísima de analfabetismo.

Es cierto que España siguió la tendencia europea, equivocada a mi parecer, de expulsar a los judíos en 1492, lo mismo que había hecho Roma en el 51, Inglaterra en 1290, Francia en 1394, y después Portugal en 1496. Pero sí le puedo asegurar que ahora mismo viven en España, felizmente, miles de judíos, de lo cual nos alegramos muchos españoles, yo entre ellos, porque es una cultura que siempre ha aportado mucho a mi país.

Los homosexuales en España ahora se pueden casar y tienen los mismos derechos legales que cualquier otra pareja ¿ocurre lo mismo en su país?

España cuenta con la población más grande de gitanos de todos los países europeos (600.000) donde se realizan políticas de integración social y alfabetismo, aunque tal vez, no con el éxito esperado, debido, sobre todo, a la oposición de los padres gitanos a que sus niños vayan a la escuela. Pero en Andalucía, donde viven mas de la mitad, no se distinguen, en general, del resto de la población ya que se encuentran muy integrados. Los gitanos aportan una gran riqueza cultural y artística a nuestro país, sobre todo en el cante y el baile flamenco.

También hay miles de personas de distintas etnias, no sólo negros, que se encuentran totalmente integradas, y cuyos problemas no van más allá de los del resto de las clases desfavorecidas en mi país, porque, desgraciadamente, en España también hay miles de pobres, no sólo en el tercer mundo.

Creo que está bien clara la postura de los políticos cubanos, junto con Chávez y Morales, de atacar el actual sistema político español.

No pretendo “iluminar” a nadie, sólo hacer uso de mí libertad de expresión para defender a mí país cuando es injustamente agredido, al igual que usted está en su derecho de defender al suyo.

Anónimo dijo...

Sra. Berta,
Veo que no ha leído atentamente mi mensaje. Pero lo peor es que dudo que incluso haya leído el suyo. Por tal motivo, la invito a releerse con mayor sentido crítico. ¿O quizás teme descubrir la clase de tonterías que escribe? Dedíquese a hacer algo mejor que escribir, creame, no es lo suyo.

Berta-Isabel Cuadrado Álvarez dijo...

Hola anonim@:

"créame" se escribe así. Usted también debería aprender a escribir mejor...

Para no gustarle lo que escribo, ni cómo lo hago, se toma usted demasiadas molestias en leerme ¿no cree?

¿Porqué pierde usted el tiempo conmigo habiendo tantas cosas interesantes que leer en Internet? ¿Es, tal vez, usted masoquista y le gusta regodearse con las “tonterías” que yo escribo?

Bueno, lo que si está claro es que es usted una persona cobarde, que se escuda en el anonimato para así poder insultar mejor a las personas que cuando escribimos, tal vez no lo hagamos bien, pero, al menos, damos la cara cuando lo hacemos.

¡Ah!, bueno ya he comprendido...Eso de decirme que me dedique a otra cosa que no sea escribir ... debe ser porque di en el clavo de “los intereses creados” en torno a la comercialización de la tarta del español...y lo que usted trata de hacer es crear una “cortina de humo” ¿no?...¡muy astuta la estrategia!

Anónimo dijo...

Estimada Berta,
Se ampara usted en un discurso conspirativo para dar rienda suelta a su precaria habilidad como escritora. Sus cualidades literarias me tienen sin cuidado. El problema es que lo hace desde la desinformación y la ignorancia de determinados contextos propios de América Latina.

Quizás pueda reflexionar acerca de su desconocimiento sobre América Latina, más allá de su visión estereotipada, antes de sentirse con tanta autoridad para opinar. Tiene usted una visión demasiado parcial de los hechos y es por ello que dedico mi tiempo para responderle.

Mi nombre es Eduardo Zaldívar, si a esto usted le llama dar la cara, pues entonces doy la cara. He notado que incorporó un filtro para emitir mensajes en su blog, quizás a esto considera "libertad de expresión".

Cordialmente
Eduardo Zaldívar

Anónimo dijo...

Pasaba por aquí y os he leído a las dos, a la señora Garber y a ti Berta-Isabel, que te tuteo porque somos paisanos. Y aunque no me acaba de convencer meterme en medio de una discusión entre el mujerío panhispánico, algo sí quiero decir.
Vamos haber, que lo que más me gusta de la lengua son las faltas de ortografía:
1º) Que las lenguas se expandan por formas de violencia como dice la señora Garber es algo que no requiere más que las mínimas alusiones históricas: como el sitio de Numancia junto a Soria, la batalla de Otumba en México o la de Little Big Horn. Que se pueden expandir también por medios naturales es otra obviedad: una mujer, cuando pare, está generando a alguien que se supone hablará su mismo idioma.
2º) Que el franquismo intentó castellanizar a la periferia española, como dice la señora Garber, requiere muchos matices porque ese proceso ya viene de mucho antes. Por poner un paralelo próximo, en Francia se había producido un fenómeno muy parecido desde 1213, año de la batalla de Muret y consiguiente destrucción del mundo trovadoresco, que se expresaba en la langue d'oc, hasta la actualidad, pasando por la monarquía absoluta y la revolución; la consecuencia está en la casi total desaparición de lo que en Francia se llaman patois o hablares regionales. Y también se ha producido en la periferia española el proceso inverso: yo mismo, catalanohablante de toda la vida, dejé de hablarlo en el ámbito laboral cuando en él, en 1995, sometieron a votación la prohibición de hablar en castellano.
3º) No entiendo la frase de Vargas Llosa citada por la señora Garber de que la lengua es el corolario de la colonización. Yo sólo entiendo corolario en el sentido matemático y, así, el corolario sólo puede ser la colonización, nunca algo tan secundario como la lengua. Tampoco entiendo que haya intelectuales de derechas, pero eso pertenece a otro orden de discusión. Y si tan intelectual es Vargas Llosa, sabrá que la misma idea, aunque mucho mejor -¡dónde va a parar!-, la expresó ya en 1492 Antonio de Nebrija en el prólogo a la primera gramática española. Es la frase: “siempre fue la lengua compañera del imperio”. En versión de Neruda es lo de que nos llevamos el oro pero les dejamos la lengua. Aunque la versión más genial es la de Bernal Díaz del Castillo, compañero de Hernán Cortés en México: les quitamos el oro pero a cambio les enseñamos la religión verdadera.
(Niñas, ya continúo mañana, que no me cabe todo)

Anónimo dijo...

(2ª parte de 3)
4º) Al citar la R.A.E. y la Academia como agencias lingüísticas estáis dejando de lado que, en términos de dinero y personal cualificado, la mayor inversión en lengua y cultura española no se realiza desde allí sino desde la red establecida, ya desde los años 40, por el Ministerio de Educación, con institutos de enseñanza secundaria, colegios de primaria y asesorías lingüísticas. Y donde más se invierte es en los países vecinos, Marruecos y Francia, y no tanto en Portugal porque Portugal se coloniza solo y ya tiene su Corte Inglés. En los últimos años también en Brasil al calor del Mercosur; en otro país latinoamericano, Estados Unidos, con verdaderas redes en California y Florida; y en esos países del este europeo de difícil ubicación al menos para mí.
5º) Llevando lo del español al centro de vuestra cuestión, el neocolonialismo, está fuera de duda la presencia del Santander, Telefónica, Repsol en Sudamérica o las cadenas hoteleras del Caribe; pero también se ve eso en París y Miami, por ejemplo. Sólo que el capital ni tiene ni necesita lengua ni patria. Es algo básico que se ha olvidado con el fin de las ideologías.
6º) Señora Garber: lo de los certificados del Instituto Cervantes de español como lengua extranjera existe bastante antes del 2007 y diría que desde la misma fundación del instituto. Hacia 1997 ya se convocaban exámenes para esos certificados que se centralizaban en la Universidad de Salamanca.
7º) Berta-Isabel: a mí me también me gustaría que me citaran en la prensa cubana. O escribir en el periódico Grama junto a Fidel.
8º) Berta-Isabel: tu frase sobre que las empresas españolas harán lo que los políticos argentinos les dejen hacer peca de ingenuidad. Porque podría ser más bien al revés. Al respecto, una frase de Salvador Allende: “Nosotros tenemos el gobierno, pero ellos tienen el poder político”. No sé si sabes lo que pasó luego. Y traduciendo: en España tiene muchísimo más poder la familia Botín del Banco Santander o el presidente del Real Madrid que el niñato ese de Valladolid que sale por la tele creyéndose que porque le han votado y lleva corbata ya puede mandar en el país.
9º) Berta-Isabel: no veo la lógica que te lleva a decir que como hubo gran emigración española a la Argentina a fines del XIX por eso tenemos una lengua común. Si fuera así tendríamos una lengua diferente porque esa emigración hablaba gallego y por eso se sigue llamando gallegos a los españoles, por lo que en retórica se llama “antonomasia”. Tenemos la lengua común porque gallegos, italianos y tantos otros se incorporaron al español que ya estaba allí como lengua que para ellos actuó de lo que, en lingüística diacrónica, se llama “sustrato”. Aunque en realidad, no sé si tenemos lengua común, pero tampoco me preocupa mucho.
10º) Muy bonito, Berta-Isabel, lo de la hermandad entre el pueblo judío-argentino y el tuyo. Suena a estética ecocatólica. La cuestión está en que ese dato no lo aportaba la señora Garber y no veo qué pinta en la discusión. Otrosí: hay sitios en España, concretamente en Mallorca, donde las listas de apellidos judíos aún siguen teniendo su importancia a la hora de concertar o, más bien, desconcertar matrimonios en la alta sociedad, y ese apellido no me suena entre ellos, pero no niego que pueda estar en alguna lista que hayas consultado por Internet aunque repito no entender la razón por la que lo has hecho, que es como si yo buscara una fotito tuya y, caso de encontrarla, comentara la profundidad de tu canalillo al hilo de esta discusión. Otrotrosí: os recomendaré a las dos, pero también a negacionistas, askenazis, nazis, sefardíes y el resto del planeta un libro de un historiador israelí que hace poco ha salido en Francia: Shlomo Sand: Comment le peuple juif fut inventé (Fayard, 2008): en él, después de ver cómo los nacionalismos hacen a las naciones y no viceversa, se viene a demostrar que el pueblo judío es un invento artificial. O sea, que no existe. Así de fácil.

Anónimo dijo...

11º) Dice Marcelo que en la España de Franco nos libramos de los negros y, la verdad, no había negros, que al primero que vi yo por la calle sería hacia 1970. En cambio, los moros podían entrar libremente a trabajar en la construcción. Hoy en día, con el tardofranquismo zapateril y europeísta, como ya no somos racistas, a los moros les llamamos magrebíes pero no les dejamos entrar y preferimos que se ahoguen en el estrecho de Gibraltar. Y el gobierno catalán actual, que sin pudor se denomina nazionalista de izquierdas, lleva en lo que va de año tres acusaciones de antisemitismo por permitir sólo manifestaciones propalestinas. Y sí, sí, a los homosexuales se les perseguía, pero no veo ningún país en el que no haya ocurrido lo mismo antes o al mismo tiempo. Y hoy en día, como ya no queda bien lo de perseguir a la gente por color, religión, ideologías, etc. pero siempre hay que perseguir a alguien, se persigue a los fumadores y se les sitúa en guetos; y la mayoría de la gente cree que está éticamente bien sin que acabe de verse gran diferencia entre ésa y otras persecuciones del pasado. Se perseguía a los indios porque los sabios de antes decían que no tenían alma y ahora se persigue a los fumadores porque los sabios actuales dicen que el tabaco produce cáncer: un simple cambio de paradigma en términos de teoría de la ciencia. A la vez se puede olvidar así que los realmente perseguidos son los antañamente denominados parias de la tierra para los que -no vaya a ser que se olviden- se está celebrando la actual crisis económica.
12º) Dice S.C., además de citar a Lezama Lima, que “ordenador” es un galicismo. Bueno, yo no conozco otra palabra para el aparato, pero suponiendo que lo fuera, le problème il est exactement où? Porque el rechazar extranjerismos, o el leísmo, o hablar de ese “extraño dialecto de Madrid”, es lo de siempre, el miedo y posterior rechazo a los que no son de mi color, a los que no piensan como yo, a los que no hablan como yo... formas no disimuladas de xenofobia. Y, claro, siempre hay esos inquisidores de la lengua que persiguen pecados como el leísmo, y espero no haber olvidado en este mi texto ningún caso de leísmo, que presumo de practicarle muy bien; pero si el leísmo fuera pecado, también lo sería el voseo argentino, la caída de d intervocálica, ... y ya no digo cómo se les pondría el colesterol a esos inquisidores si oyeran expresiones de mi barrio como “si fuera sabido que nadie me iba a leer no habría escrito esto aquí”. Y como dijo una poetisa suiza -yo prefiero eso pero no rechazo a quienes dicen poeta-, quizá Alfonsina Storni, el peor racista es el que dice que no lo es y, además, se lo cree.
13º) Sobre formas de expresión, erratas y faltas de ortografía, vamos haber si alguno de los que las recriminan me saben decir por qué no es vamos haber y, en cambio, vamos a ver. Cuando me lo expliquen bien explicado, entonces que me expliquen también el proceso por el que los verbos, en diferentes lenguas, haber, avoir, haben, to have, se escriben así, unos con hache otros sin, unos con be y otros con uve... Porque la verdad cualquiera que sepa un poquiyo de gramática sabrá que la lengua es hablada y la escritura, mala traducción de ese hablar. Por ello, que la Berta-Isabel escriba mejor o peor ímporta poco. Porque estoy seguro de que, dado el caso, sabe situar un “coño” en una frase, pronunciarlo perfectamente y demostrar con ello su dominio de la lengua. Y ésa es la única manera que se me ocurre de demostrar el dominio del castellano, o sea el español de España, que en el resto del planeta no me preocupa qué se habla ni por qué.
14º) Berta-Isabel: lo de que España es el país europeo con más gitanos supone ignorar que Rumania y Hungría están en Europa.
Corolario) De todo lo anterior no se sigue que defienda ninguna forma de español ni ninguna lengua. Porque, en realidad, sólo me gusta la lengua de mi amante y por eso se la busco constantemente con la mía.

Santiago,
Fornells (Menorca, la Metrópoli)